Divorciadas antes de los 30

Parece que la frase de “prometo serte fiel hasta que la muerte nos separe”, “amarte y respetarte todos los días de mi vida” se ha convertido en una de esas promesas que más se dicen que no se cumplen.

Todos los días escucho historias de mujeres de 30 y menos que se divorcian.

Las mamás dicen que: “estas jovencitas no aguantan nada”

Lo que yo veo es que muchas de las mujeres que nos casamos jóvenes incluyéndome no sabíamos en realidad de qué se trataba el matrimonio.

La luna de miel acaba demasiado pronto y nos encontramos en situaciones que no imaginamos que teníamos que vivir. La vida ya no es tan emocionante como cuando eramos novios, ahora hay muchas responsabilidades, gastos que compartir, cuentas que pagar, deudas y sacrificios que hacer por ese matrimonio.

El problema comienza cuando le perdemos la chispa al amor y ya no queremos seguir adelante.

Algunas de las razones que escucho son:

- “En realidad me di cuenta de que no había vivido lo suficiente antes de casarme y quiero saber lo que es vivir sola”

- “él no era como yo pensé cuando eramos novios”

- “Ya todo era muy monótono”

- “él no quiso cambiar de trabajo”

- “él ya quería tener hijos y yo no”

- “no me apoyaba con mi trabajo”

- “quería saber lo que era tener una relación con otros hombres”

Y así miles de excusas como estas que me hacen ver que la verdad es que esas parejas perdieron la chispa de tener un plan común, aceptar que ninguno de los dos es perfecto pero que la vida nos da nuevas oportunidades todos los días para ser mejor y mejorar.

Ese es el chiste de la vida y del amor: mejorar, perdonar y compartir nuestra vida con una persona que nos ame.

¿Qué pasa en realidad: queremos amor pero le decimos adiós ante el primer error?

¿Nos cuesta trabajo encontrar el amor y creemos que hay muchos otros que lo pueden hacer mejor?

¿Es más fácil decir adiós que tratar de mejorar lo que está mal?

Mi pregunta es:


Cuando decidiste casarte con esa persona fue por una razón que puede ser que estés olvidando ahora.

Un divorcio es un fracaso y deja heridas. No sabes lo que la vida te tiene preparado y te puedes arrepentir. Antes de recurrir al divorcio asegúrate de que hiciste lo mejor de tu parte para hacer que esa relación funcionara.

Olivia Wilde es la actriz de House que tiene 27 años y ya se divorció de un príncipe italiano.

karina-sydney

Regístrate a mi Taller de Autoestima

Mi nombre es Karina Guerra, soy la Coach de las Mujeres, ayudo a las mujeres a alcanzar sus metas (negocios, bajar de peso, pareja) y a que las mujeres tengan confianza en ellas mismas subiendo su autoestima. Dirijo el Blog y la mejor comunidad online de mujeres que hablan español Planeta de Mujeres, conduzco un Taller gratis de Autoestima y vivo en Australia donde dirijo uno de los sitios de habla inglesa más populares que hablan sobre imagen y belleza. Sydney4women.com.au

Me puedes seguir en Facebook y en Twitter.

únete a mi Taller de Autoestima – es gratis y es por Internet

Me encanta escuchar tus comentarios, por favor ayúdanos a todos los que estamos interesados en este tema con tus historias y opiniones.  Es más divertido e interesante leer un Blog con opiniones de otros.  Se vale que no estés de acuerdo con lo que digo :)

Compartir Facebook

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>