Cómo hacer lo que tú quieres cuando te sientes presionada por los demás

¿Alguna vez has hecho algo porque te sientes presionada por otras personas y después te arrepientes?

El día de hoy tuve una experiencia pequeña pero que me enseñó mucho.

Fui a ponerle gasolina a mi carro al 7 Eleven más cercano a mi casa. Cuando entré al mini-super para pagar vi que entró a la tienda uno de los pastores de mi Iglesia (a la que hace muchos meses que no voy). Su nombre es Gavin y me cae muy bien, aunque él no me había visto yo lo saludé y platiqué con él unos momentos. Después de despedirnos fui al refrigerador y vi que los refrescos estaban en descuento, como voy a tener una fiesta para mis hijas pensé en que era una buena oferta y decidí comprar un par de Coca Colas.

No compres cosas que no quieres por presiones externasLlegué a la caja a pagar y tenía que pagar $20 por mi gasolina + $6 de dos Cocas pero el cajero me dijo que eran $34 dólares a lo cual yo puse cara de What? -mis cuentas daban $26 no $34. Para este momento ya había fila en la caja y la persona que estaba atrás de mi formado era Gavin observando mi escena por lo que me empecé a sentir presionada, primero porque pensé que seguro estaba pensando que mis hábitos alimenticios eran poco saludables porque estaba comprando dos Coca-Colas grandes. Tal vez es porque eso pensaría yo si veo que alguien compra dos CocaColas con una familia de dos hijas. Pensé en voltear a explicarle que iba a tener una fiesta pero algo dentro de mi me dijo que no eran necesarias las explicaciones, después de todo no estaba haciendo nada malo. Después sentí que tal vez iba a ser mejor llevar las Cocas aunque no las quisiera pagar a ese precio solo para no dejar de parecer ‘cool’ o por lo que Gavin pudiera pensar.

Ahora el reto era decir que no a las Cocas al precio sin descuento porque sinceramente era un precio muy alto o evitarme la pena de decirle al cajero en frente de Gavin que no quería pagar los refrescos a ese precio. Desde hace varios años llevo practicando el hacer lo que yo creo que esta bien y no hacer cosas por sentirme presionada decidí preguntarle porque sumaban $34 dólares si el total eran solo $26 puesto que los refrescos estaban rebajados a dos por $6. El cajero amablemente me explicó que esa promoción era solo para los refrescos pequeños. Ahora llegaba el momento de decir ‘no quiero’ ¿sería tan valiente de aguantarme la pena y decir que no sin importarme lo que los demás dijeran incluyendo al pastor de mi iglesia? … pues lo hice, fue un segundo de reflexión pero pensé que si aceptaba pagar un precio por el cual yo no estaba dispuesta a comprar un par de Cocas me iba a arrepentir demasiado después y me iba a sentir muy mal conmigo misma porque para mi es como despilfarrar el dinero comprando unos refrescos al doble del precio que los puedes conseguir en el SuperMercado nada más porque los compras en la tienda de Conveniencia que es mucho más cara. Después de todo la razón de comprarlos era aprovechar la promoción, no gastar más… ‘Así que dije NO, GRACIAS, disculpa la confusión y me ofrezco en llevarlos de regreso a su lugar porque no los voy a comprar’. El cajero tuvo que cancelar la transacción lo que tomó extra tiempo y extra presión para mi porque sabía que Gavin y las otras personas estaban observando y esperando pero de todas formas yo tuve la paciencia de pasar por todo el proceso y esperar y tener el coraje de no hacer lo que no quería por presiones externas.

Es una historia sencilla de pocas consecuencias pero que me enseñó mucho.

Algunos pasos que puedes seguir para no hacer cosas que no quieres

No hagas cosas porque te sientes presionada por los demás

Así que para que no hagas cosas que no quieras por la presión de los demás sigue los siguientes casos:

1. Piensa bien en lo que tú quieres.

Ten claro tu objetivo, define lo que quires y lo que no quires. Mi objetivo era ahorrar en los refrescos para la fiesta, no comprar un par de Cocas caras.

2. Piensa que en realidad a los demás no les importan tanto las cosas como a ti

Desafortunadamente, la persona más importante para cada quién es su propia persona y sus propios problemas, no tú o yo. Creemos que a los otros les importa mucho lo que hacemos pero en realidad cada quien tiene sus problemas en los cuáles preocuparse.

3. Piensa en las consecuencias de hacer lo que no quieres solo por lo que los demás pueden pensar :)

En realidad si hubiera comprado los refrescos o no es algo que en realidad a Gavin no le afectaba. Así que siempre piensa en las consecuencias que tomar una decisión puede tener para ti no para los demás.

únete al Taller de la Autoestima

Por cierto, les comento que armarme de valor y saludar a Gavin fue algo muy valiente también porque su función como Pastor es convencerme que yo no deje de ir a la Iglesia y pude ir a saludarlo sabiendo que él podía presionarme da alguna manera con este tema.

No te dejes vencer por la presión social para hacer algo que no quieres

Todas las personas en algún momento de nuestra vida hacemos cosas por presiones externas. Es muy importante aprender a identificar cuando nos estamos sintiendo presionadas. Algunos ejemplos son:

- comprar algo que no querías
- ir a un sitio que no querías
- comprar un regalo
- dar dinero para una causa

Hay otras personas que toman decisiones más serias como casarse con alguien, comprar un carro o una casa, consumir drogas o meterse en un compromiso muy grande por no saber combatir las presiones externas.

Es cuestión de práctica pero se puede lograr poco a poco.

¿Tienes alguna historia que quieras compartir de alguna ocasión el la que hayas hecho algo por presiones externas?

Compartir Facebook

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>