Cómo dejar de ser penosa y tener el valor de hacer lo que me gusta

La diferencia entre querer hacer algo y hacerlo es mínima. Tan sólo es tomar la decisión de hacerlo sin importar que no lo hagas perfecto.

Funciona para todo.

¿Qué es eso a lo que no te has atrevido a empezar?

¿Qué es eso que quieres hacer y que llevas pensando mucho tiempo que serías buena haciéndolo?

¿Qué es eso que no te atreves a hacer porque no tienes confianza en ti misma?

Como saben llevo ya varios años dando coaching a mujeres y he podido observar que la diferencia entre las mujeres que hacen lo que les gusta y las que solo desean hacer algo es una cosa muy simple: las mujeres que hacen lo que las otras no se atreven es que las primeras tomaron la decisión de hacerlo y un día sin darse cuenta cómo ya estaban haciendo eso que querían.

Atrévete a hacer lo que te gusta sin importar lo que los demás opinen

“Es más lo que uno pierde cuando uno no se atreve a hacer las cosas que a uno le gusta por el miedo a fracasar o a lo que los demás van a decir”

El hecho de TOMAR LA DECISION y HACER LAS COSAS en vez de solo SOÑAR ALGO es lo que hace la diferencia.

Muchas de esas mujeres me han dicho:

- “la verdad es que una vez que comencé a hacerlo me di cuenta de que no era tan complicado”

(Sophie consiguió un trabajo de asistente al que tenía miedo de aceptar)

- “tenía miedo de que no fuera a hacerlo bien pero me di cuenta de que al principio me costo trabajo pero poco a poco fuí mejorando y ahora me sale natural” (Sandar se decidió a bailar Zumba)

- “ahora pienso ¿porqué me tardé tanto tiempo en decidirme a ser más sociable y hablar con otras personas. Antes tenía miedo y pensaba que se iban a aburrir con mi conversación hasta que un día decidí ya no preocuparme más por eso y ahora tengo más amigas y me la paso mejor sin juzgarme tanto”
(Deborah tenía miedo de platicar con otras personas)

En lo personal me gusta mucho escuchar estas historias por dos motivos:

1. Porque a veces escuchar lo que para otras personas es complicado nos ayuda a subir nuestra autoestima cuando podemos observar que nosotras tenemos talentos naturales para ciertas cosas. Por ejemplo A Deborah le daba miedo hablar con otras personas y esa puede ser una fortaleza de muchas otras mujeres que no tienen pena de comunicarse. Piensa bien en tus FORTALEZAS porque muchas veces es difícil identificar lo que es algo NATURAL para nosotras como una habilidad.

2.Porque cuando las escucho me doy cuenta de que todas las personas de cierta forma pasamos por los mismos tipos de miedos pero hay que trabajar en ellos y como dice una frase que me gusta mucho:

“Si tienes miedo siéntelo pero atrévete a hacer las cosas de todas formas”

Entre más hagas las cosas que quieres ese miedo desaparecerá más rápido hasta que pronto desarrolles confianza en lo que estás haciendo.

Me encantaría escuchar una de tus historias que también ayudan a otras mujeres. Por favor compártelas en la sección de comentarios.